El equipo desconecta en el spa del GPRO Valparaíso