Síguenos en:

Próximo partido JORNADA 4 | Sábado 30 de octubre, a las 18:00 horas

Aspil Jumpers Ribera Navarra - Palma Futsal

El Palma busca el punto de inflexión ante el peor rival posible (sábado, 12:00 horas)

 

Los mallorquines quieren cambiar la mala racha de resultados con un triunfo ante el actual campeón. Contarán con el apoyo de un pabellón entregado. Movistar Inter visita Son Moix a dos semanas de la Copa de España. Vuelve Carlos Barrón y Joao es baja por lesión.

El Palma Futsal daba la gran sorpresa de la jornada de hace justo una vuelta al vencer en la pista del Movistar Inter y ponerse líder de la Primera División. El equipo de Antonio Vadillo rubricaba una actuación sobresaliente tras un arranque extraordinario de la temporada. El equipo llegó a liderar la Primera División hasta el mes de diciembre. La situación ha cambiado bastante tras cumplir una vuelta completa desde la hazaña de Torrejón. Las victorias se resisten dada la falta de acierto ante la portería rival. Los baleares encadenan dos derrotas seguidas que les han descendido a la quinta posición y aunque están en la lucha con los mejores ha perdido terreno con respecto a Movistar Inter y a Osasuna Magna con los que pugna por la tercera y la cuarta plaza de la clasificación. La falta de triunfos genera la necesidad de ganar cuanto antes y aunque el rival que llegue sea el peor posible por calidad y categoría. El Movistar Inter llega este sábado a Son Moix (13:00 horas, IB3TV) para medir el estado anímico del Palma Futsal y la capacidad de reacción de un equipo herido en su orgullo por la dinámica negativa que atraviesa en las últimas semanas. Es uno de los partidos que la afición balear espera con ganas y que siempre supone un gran espectáculo deportivo pero que en esta ocasión llega marcado por la necesidad de ganar por parte de los isleños. Poco importa que enfrente esté el mismo rival que se encontrará en quince días en la Copa de España que se celebrará en Valencia. La cita copera queda muy lejos ahora mismo y las urgencias pasan por sacar el partido liguero frente al actual campeón para revertir la situación y recuperar parte de la confianza perdida por el camino. En el vestuario balear no miran más allá de este sábado y no quieren descentrarse con lo que llegará en las próximas semanas y que ahora mismo no ocupa ni preocupa. Para salir de una situación negativa hace falta dar pasos cortos pero sólidos, andar de forma firme y fiable sin querer correr más de la cuenta. Antonio Vadillo quiere a todo el equipo centrado en ganar este partido para el que necesitarán centrar todos los sentidos en el mismo objetivo.

El Palma Futsal cimentó su fiabilidad en una defensa sólida y un ataque demoledor. Los partidos de casa eran un muro infranqueable para el rival y Son Moix era una fortaleza de la que era imposible marcharse con un botín. Esa sensación se ha perdido en los últimos meses. Los palmesanos dejaron escapar tres partidos que, sumados a la pérdida de consistencia a domicilio, han bajado al conjunto balear del pedestal en el que se situó hasta finales del año pasado. El reto es recuperar la mejor versión de un equipo que ha demostrado su nivel en todo tipo de partidos y aprovechar el apoyo de la afición para reivindicarse en un escaparate extraordinario y frente al mejor equipo del mundo. Una victoria ante el mejor cuenta lo mismo numéricamente pero inyecta una dosis mayor de moral y confianza de cara a salir del bache cuanto antes. Para ganar hace falta ganar y el primer paso es conseguir la ansiada victoria cuanto antes. Llega el segundo equipo más goleador y el que menos encaja defensivamente, el equipo que cuenta con el mejor jugador del mundo y con el mejor técnico y con una nómina de estrellas que ciegan a cualquiera que tenga enfrente pero el Palma Futsal tiene hambre de victoria y tratarán de repetir la gesta del partido de ida para sacar la cabeza y reivindicarse.

Antonio Vadillo no podrá contar con Joao para el partido tras la luxación clavicular sufrida el pasado jueves y que le tendrá fuera del equipo durante un plazo de un mes. En cambio, Carlos Barrón regresa a la convocatoria una vez recuperado de la lesión. El técnico reconoce que «vamos a jugar contra el mejor equipo del mundo, así lo dicen los títulos que han ganado. Para mí tienen el mejor entrenador del mundo y tiene a los mejores jugadores y todo dificulta mucho el partido ante la necesidad de ganar ya tras dos derrotas consecutivas y sabemos que tenemos que volver a dar nuestra mejor versión si queremos sacar los tres puntos» y añade que «somos conscientes que ante esta adversidad que tenemos el sábado tenemos que estar muy concentrados porque Inter no perdona y si huele sangre nos lo va a hacer pagar y tenemos que ser conscientes de lo complicado que es el partido”. Vadillo afirma que “no estamos rindiendo al nivel que deberíamos” y que la forma de salir del bache es “dar el máximo de cada uno para volver a ser el equipo que éramos” y “estar muy concentrados en el partido del sábado, no nos podemos despistar porque Inter no nos va a preguntar si nos va bien, si la dinámica es mala, si nos puede hacer sangre y nos puede destrozar lo va a hacer porque tiene mucha calidad y no se le puede dar ningún margen de maniobra”.