Síguenos en:

Próximo partido Jornada 27 | Sábado 17 de abril, 12:00 horas

Palma Futsal - CA Osasuna Magna

El Palma Futsal inicia el sueño de la Copa del Rey en Benavente (martes, 19:00 horas)

 

El equipo isleño inicia su andadura en una competición que genera ilusión y con la que sueña. Debuta este martes en los dieciseisavos de final en la pista del Atlético Benavente. Eliminatoria a partido único. Vilela regresa a la lista mientras que Raúl Campos se queda en Mallorca.

La Copa del Rey levanta el telón para el Palma Futsal con el sueño de conseguir una gesta como la de hace cuatro años en Sevilla. La final conseguida en su día cambió el significado de esta competición para el conjunto isleño, que desde entonces ve la Copa como una oportunidad para darse una alegría y ambiciona disputar otra fase final. La de Sevilla es la única final en la historia del club y desde entonces no ha logrado superar los cuartos de final, una cuenta pendiente que quiere saldar en esta temporada. El camino comienza este martes, a las 19:00 horas, en Benavente, Zamora. Es la primera parada de la edición de este año. Los de Antonio Vadillo se jugarán el pase a los octavos de final frente al Atlético Benavente, equipo de Segunda División, que saldrá a la pista con la motivación extra de recibir a uno de los mejores equipos de la Primera División, una ilusión que exige no bajar la guardia. Y el ejemplo está en la pasada temporada cuando el equipo balear cayó en su estreno en la pista del Real Betis, que militaba por entonces en la división de plata. La realidad es que la diferencia de categoría y de plantilla es evidente y juega claramente a favor del equipo de máxima categoría, que está obligado a ganar, pero la ilusión y la motivación son dos argumentos peligrosos que juegan malas pasadas y en numerosas ocasiones generan disgustos a los favoritos. La historia de la competición está plagada de ejemplos y el Palma Futsal viajó a Benavente con la lección bien aprendida para aprender de los errores del pasado e igualar sobre la pista la motivación del equipo rival para evitar sustos. Y sin excusas. Da igual la categoría del rival, que la pista sea de goma y los aspectos que, supuestamente, juegan en contra de los mallorquines. La pista es juez y solo entiende de méritos en el momento del partido sin que ningún otro factor forme parte de la decisión más allá de lo que se exhiba en los cuarenta minutos de actuación. Y es aquí donde el equipo no quiere fallar y demostrar que quiere luchar por soñar en grande con esta competición.

El Palma Futsal llega a la cita tras su primer borrón del curso con la derrota frente a Industrias Santa Coloma pero sabiendo que fue resultado de la mala puntería. Jugando como se jugó se perderán muy pocos partidos porque se hizo casi todo bien y lo que falló frente a otros partidos fue la puntería. El equipo necesita jugar al mismo nivel ofensivo y crear ocasiones como hace habitualmente para que mejorar en la definición. Si lo consigue, tendrá mucho ganado. A ello aspira en la puesta en escena en la Copa este martes en un partido decisivo ya que no hay margen de error al ser una eliminatoria a partido único, algo que será así a lo largo de toda la competición salvo en las semifinales. Es un formato que a largo plazo favorece a los equipos como el Palma Futsal frente al formato de ida y vuelta que suele beneficiar a los grandes salvo en las en las primeras rondas, donde los de Primera División son los favoritos al enfrentarse a equipos de menor categoría y la situación es diferente. Antonio Vadillo no se fía del rival y no quiere sorpresas y ha citado incluso a Rafael Vilela, que ya se ha recuperado de la contractura que le impidió jugar los dos últimos partidos y está disponible para este partido. El brasileño entra en la lista por Raúl Campos, que se queda en Palma para que descanse ya que arrastra una pequeña sobrecarga muscular en el recto anterior del muslo derecho fruto de la acumulación de partidos y no se quiere correr ningún riesgo.