Próximo partido Viernes 31 de mayo de 2019 a las 21:15 horas

Palma Futsal - Barça Lassa
Comprar entradas

El Palma Futsal quiere confirmarse en Barcelona (sábado, 12:30 horas, Teledeporte)

Los mallorquines desafían a uno de los grandes favoritos al título con el reto de consolidar su gran inicio de curso. El liderato, en juego, aunque el Palma contará con un partido menos. Prueba de fuego para la defensa balear ante el equipo más goleador. El partido tiene todos los ingredientes para ser uno de los partidos del año.

El Palma Futsal pone a prueba su racha de resultados frente a uno de los grandes favoritos al título, el Barça Lassa, uno de los mejores equipos del mundo de fútbol sala. Los baleares llegan a Palau Blaugrana como líderes de la Primera División y con el respaldo de haber ganado siete de los ocho partidos que se han jugado hasta el momento. Nadie ha sumado más puntos que el Palma en un comienzo brillante que afronta otra prueba de gran nivel este sábado (12:30 horas / Teledeporte) ante el segundo clasificado. Segundo contra primero con el liderato en juego, el equipo más goleador contra el menos goleado y con numerosos jugadores de calidad y en pleno estado de forma sobre la pista; hoy por hoy, uno de los mejores partidos que se puede ver en la liga.

Si bien el Palma no está acostumbrado a encabezar la clasificación, el equipo dirigido por Antonio Vadillo le ha cogido el gusto a verse destacado en la parte alta de la clasificación, un puesto reservado habitualmente para uno de los tres grandes. El resultado es gracias a un camino brillante en las ocho primeras jornadas ligueras en las que se ha ganado a pulso el honor de superar el ecuador de la primera parte por encima del resto, una anécdota que puede continuar si los mallorquines consiguen la hazaña de derrotar a uno de los equipos más difíciles. Y más, en su feudo. El juego y los resultados amparan a los baleares, que quieren repetir la gesta conseguida en Torrejón hace quince días tras vencer al Movistar Inter en su propia pista. Conseguir una gesta una vez es posible pero dos es mucho más complicado. Pese a ello, la plantilla del Palma Futsal ha preparado a conciencia el partido sin dejar ni un solo detalle al azar. La concentración y la mentalidad serán claves para un partido que exige la mejor versión del equipo. El Palma ha sido capaz de ganarse el respeto de todos a base de buen juego y exhibiendo un nivel competitivo extraordinario. Ahora, bien sabe que no puede bajar el nivel si quiere mantener la trayectoria. El Barça Lassa solo ha perdido un partido en toda la temporada y fue ante el Peñíscola. Casi nadie sale vivo del Palau Blaugrana aunque el Palma ya lo consiguió en varias ocasiones en el pasado y ahora anhela repetir la machada. Los de Vadillo llegan en el mejor momento posible: en estado de gracia, con buenas sensaciones en cuanto al juego, con puntos suficientes para ir sin presión y con los jugadores entregados a una causa que funciona a la perfección. Pero nada de esto sirve en un partido de este nivel si la la versión en la pista no es la mejor. El Barça Lassa es el máximo goleador de la liga y atesora un potencial extraordinario liderado por Ferrao, el pichichi de la Liga Nacional de Fútbol Sala. El Palma es el cuarto en esta faceta pero el mejor a nivel defensivo ya que solo ha encajado trece goles en ocho jornadas. Para el partido, Antonio Vadillo no podrá contar con Felipe Paradynski, que sigue fuera por problemas físicos, y ha dejado a Hamza fuera de la convocatoria. En cambio, Tomaz ya está disponible y refuerza al equipo de cara a este partido.

El equipo no estará solo ya que varios aficionados se desplazarán desde Mallorca y a ellos se unirán otros seguidores de la península que viajarán a Barcelona para ver el partido en directo y animar a los mallorquines. En caso de conseguir el triunfo, el Palma no solo reafirmará el liderato sino que, además, dejará prácticamente encarrilada la clasificación para la Copa de España. Sobre el partido, Antonio Vadillo reconoce que “la motivación del partido en sí ya habla por si sola, con un escenario precioso y con la entidad y la calidad del rival a nivel colectivo e individual que hace que sea un partido muy atractivo” pero avisa que los grandes ya no se relajan ante su equipo y que “tenemos que ser conscientes que nos van a esperar con el cuchillo entre los dientes ya que el factor sorpresa con el Palma ya no juega y será un partido muy difícil, en el que tenemos que estar concentrados y mentalizados los cuarenta minutos; tenemos que dar nuestro máximo potencial para luchar por los tres puntos” explica. El técnico vuelve a reiterar que “la presión nos la ponemos nosotros en el día a día, nuestra intención es crecer cada semana y para nosotros es un gran examen, una buena prueba, porque habrá momentos de adversidad que serán muy difíciles y ahí tendremos que demostrar que estamos madurando y que sabemos interpretar estas situaciones. Dentro de un partido hay muchos mini partidos y tenemos que saberlos gestionar. Y más en una cancha como la del Barça”. El técnico reconoce que “vamos en una situación inmejorable pero eso va a hacer que el partido se agrande más en su complejidad porque ellos saldrán con el cuchillo entre los dientes para ganarnos, para dar un golpe sobre la mesa, para luchar por esa primera plaza” apunta Vadillo, que admite que “para nosotros el liderato es anecdótico pero vamos a luchar para que esa anécdota dure el máximo tiempo posible” y tal y como aseguró en la previa del partido frente al Movistar Inter, la idea del equipo es la de siempre sea quién sea el rival porque “nosotros salimos a todas las canchas a ganar, luego el partido ya se pone de una u otra forma pero vamos a ir a ganar. Estamos en una situación inmejorable, mejor no podemos ir porque no tenemos la presión de tener que ganar sí o sí porque estamos muy bien clasificados, en buena dinámica, estamos realizando un buen juego y estamos bien tanto en la faceta ofensiva y defensiva. Para nosotros es un buen examen porque queremos meternos en ese grupito y estos son los partidos que le gustan a los jugadores porque jugar en un escenario inmejorable como es la del Barça, ante cuatro o cinco mil personas y eso te pone”.