El subcampeonato más caro en la historia de la Copa

El Palma Futsal regresa a casa tras la final de la Copa del Rey digiriendo el segundo puesto conseguido sin perder ni un partido en toda la competición y cayendo en la prórroga de la final. Ahora los de Juanito afrontan el último desafío: el play off por el título que comienza el sábado que viene. El club agradece todas las muestras de apoyo y ánimo que sigue recibiendo.

La expedición del Palma Futsal a su llegada a Palma 1 (Copiar)

La expedición del Palma Futsal ya está en Mallorca asimilando todo lo sucedido en Sevilla, en una final que deja un sabor agridulce dentro de la expedición. El desenlace final y el hecho de que se escapara un título que tenían al alcance de la mano, contrasta con el nivel competitivo exhibido en la final y con el orgullo de haber sido capaces de cerrar la competición sin perder ningún partido. Las el sentimiento de tristeza que inunda el cruel relato de lo vivido deja aflorar ya una realidad oculta tras las emociones; la capacidad de haber sido subcampeones de una competición en la que han superado el peor camino posible. Ha sido el segundo puesto más caro de la historia de la Copa. El Palma Futsal se ha enfrentado a los tres grandes y no ha perdido ninguno de los cuatro partidos que ha jugado ante ellos cediendo tan solo en la prórroga de la final y por la inspiración de Miguelín, que les separó de los penaltis.

Attos, Tomaz, Juanito y Joao 2 (Copiar)

El Palma Futsal ha mostrado en la Copa del Rey todo el potencial y las razones que le han llevado a firmar la mejor temporada de su historia independientemente de lo que suceda en las próximas semanas en el play off. En los cuartos de final superó al Movistar Inter, en su pista, rubricando la primera gesta y en semifinales repitió ante el F.C. Barcelona Lassa ganando los dos partidos de la eliminatoria. La imagen ofrecida en la final, ante otro grande al que el Palma Futsal llevó al límite, culmina una competición en la que el subcampeonato se presenta como una victoria sin título por las dificultades superadas. Además de lo deportivo, la competición ha servido para exponer el crecimiento de la entidad en todos los niveles con una pusta en escena de una afición que cada día está más implicada en el proyecto.

La plantilla cambia de nuevo el registro para centrarse en el último reto que queda por delante con los play off por el título de la Liga que comienzan el sábado que viene en Tudela. El Palma Futsal, cuarto clasificado en la fase regular, se enfrentará al Aspil Vidal Ribera Navarra en una eliminatoria que se presenta igualada y en la que quieren desahogar las penas de la Copa.