Síguenos en:

Próximo partido Martes 05 de Marzo de 2024 | 20:30 horas

Palma Futsal - Osasuna Magna
Comprar entradas

Palma celebra el título en un hito para el recuerdo

Los jugadores llegaron a casa tras un largo viaje y recorrieron las calles de la ciudad en un autobús descapotable. 1000 aficionados celebraron el título con el equipo en Son Moix. Este domingo juega el partido de Liga frente al Ribera Navarra en casa (20:30 horas).

El Illes Balears Palma Futsal recibió un baño de masas en su regreso a casa con la Copa Intercontinental a la altura de una estrella mediática. El éxito logrado en Brasil con la conquista del segundo título de su historia colecciona halagos y reconocimientos de todos los ámbitos a lograr una gesta que supone el colofón a un año y a una trayectoria brillante justo cuando se cumple el 25 aniversario de su fundación. La expedición aterrizó en Palma minutos antes de las nueve y media de la mañana y tras un largo viaje de casi un día desde Foz de Iguaçu, localidad que quedará marcada para siempre en el recuerdo del deporte balear porque fue la sede del primer título mundial que consigue un equipo de Baleares. Los jugadores se encontraron a la salida a la terminal del aeropuerto con algunos aficionados y con las principales autoridades de Baleares, con la presidenta del Govern Balear, Margalida Prohens, a la cabeza, que fueron a recibirles. Mantearon a la presidenta del gobierno balear tras la foto de rigor y se subieron a un autobús descapotable con el que recorrieron la principales calles de la ciudad camino del Palau Municipal d’Esports de Son Moix para el fin de fiesta. La música del sonido del cláxones de los coches acompañó a la comitiva gran parte del recorrido a medida que los viandantes del centro de la ciudad que se cruzaban con los campeones les felicitaban desde las calles. El fin de fiesta fue en el Palau Municipal d’Esports de Son Moix ante casi mil seguidores que se acercaron para celebrar el título con los jugadores, una cifra más que considerable para un acto de este calibre un sábado al mediodía. Uno a uno, plantilla y cuerpo técnico fueron saliendo a la pista entre dos columnas de fuego, con música de fondo y entre los aplausos de la grada. Tras los discursos de la presidenta regional Margalida Prohens; el presidente del Consell Insular del Consell de Mallorca, Llorenç Galmés; el alcalde de Palma, Jaime Martínez; y el presidente de la FFIB, Pep Sansó, José Tirado, Antonio Vadillo y Carlos Barrón, el capitán ofreció el trofeo a los aficionados reeditando el momento en el que levantó la copa en Brasil tras la final. Todos los presentes bajaron a la pista tras el acto para fotografiarse con el trofeo y con sus ídolos.

Lo que ha logrado el Illes Balears Palma Futsal se recordará a lo largo de toda la historia como un caso insólito y extraordinario por ser capaz de lograr lo que casi nadie ha conseguido. Un club de un deporte minoritario como es el fútbol sala, que salió de la nada, de un patio de colegio y formado por un grupo de amigos, y que consiguió ser el elegido como el mejor equipo del mundo, ganar un título europeo, otro de índole mundial y recibir un tratamiento y un cariño de la gente como si de un club de fútbol o una estrella mediática se tratara. Es de los pocos equipos que contagia a la gente, que hace que muchos se identifiquen con sus valores, que reúne a todas las autoridades sean del partido que sean, que ha sido capaz de cambiar el estatus de un deporte para ponerlo de moda y convertirlo en masivo y el único que ha sido capaz de que mantear a su presidenta del gobierno autonómico luciendo su camiseta del club porque es una aficionada más y que todas las autoridades luzcan orgullosos la bufanda del equipo orgullosos de lo que representa. Es una de las conclusiones que se extraen de todo lo vivido este sábado en la llegada de los campeones de la Intercontinental a Palma y la celebración por el primer título mundial.