Síguenos en:

Próximo partido Sábado 28 de enero, a las 20:00 horas

Palma Futsal - Industrias Santa Coloma
Comprar entradas

Palma solicita ser la sede de la Final Four y presenta el Velòdrom Illes Balears como alternativa a Son Moix

El Mallorca Palma Futsal ha pedido de forma oficial a la UEFA que Palma sea la sede de la Final Four. Solicita organizar la fase final en Son Moix pero ha presentado la alternativa del velódromo por si no se cumplen las condiciones exigidas.

Palma quiere ser la sede de la Final Four de la UEFA Futsal Champions League tras el éxito organizativo de la Elite Round y la clasificación del Mallorca Palma Futsal para disputar la fase final de la competición en mayo. El club ha tramitado la solicitud para presentarse como candidato a organizar la fase final y que Palma sea la capital del fútbol sala europeo como organizadora de la Final Four de la mejor competición de fútbol sala de clubes del mundo. La propuesta balear cuenta como novedad que presenta el Velòdrom Illes Balears como alternativa para acoger la competición si el Palau Municipal d’Esports de Son Moix no cumple con las condiciones exigidas por la UEFA, ya que las exigencias y condiciones para la fase final se incrementan de forma considerable en comparación a la ronda anterior, lo que hace que Son Moix quede más limitado por las condiciones de capacidad, luz y espacio. El club ha tramitado las dos opciones ante la UEFA de forma oficial ya que este lunes finalizaba el plazo para presentar las candidaturas y ahora será el máximo organismo continental el que analice todas las propuestas y decida la sede de la Final Four de mayo. La sede de la fase final se elige directamente y no por sorteo.

Cualquiera de las dos opciones supone un esfuerzo extraordinario para un club como el Mallorca Palma Futsal pero se quiere realizar el sacrificio para que los aficionados mallorquines puedan disfrutar de una cita histórica como ya sucedió en la Elite Round. La prioridad es que se pueda jugar en Son Moix y tratar de hacer que pueda adaptar a las condiciones aunque el espacio es limitado y no hay margen para ampliar ni mejorar la instalación antes de mayo y, por eso, el club también ha presentado la alternativa del velódromo, que conoce perfectamente ya que jugó allí tres años, de 2.011 a 2.014 antes de asentarse en Son Moix. En este sentido, adaptar el velódromo supondría un esfuerzo mayor todavía pero presenta muchas opciones para poder organizar un gran espectáculo audiovisual aunque la prioridad de todos sería jugar en su casa habitual.

Sea donde sea, el club garantiza llevar el evento a otro nivel más allá de la pista y del deporte y convertirlo en un verdadero espectáculo con shows audiovisuales y numerosas actividades, propuestas e iniciativas para convertir la Final Four en una experiencia extraordinaria para el aficionado. Ahora será la UEFA la que decida en las próximas semanas si Palma puede repetir la experiencia vivida la semana pasada.