Sarmiento y Mati Rosa, preocupados por lo sucedido en Argentina

 

Los dos jugadores argentinos del Palma Futsal vivieron desde la distancia y avergonzados lo ocurrido con el gran clásico de su país en el partido de vuelta de la Copa Libertadores. Nico Sarmiento, aficionado de River Plate, y Mati Rosa, de Boca Juniors, ambos mantienen una bonita rivalidad deportiva por la afición a cada uno de los finalistas pero los dos mandan un mensaje común de repulsa a todo lo sucedido en su país y exigen un cambio. Nico Sarmiento se muestra contundente con este asunto y reconoce que “era una oportunidad porque los ojos del mundo estaban mirando a Argentina y dimos una muestra de lo que somos como sociedad, indistintamente de que fueran cien, doscientas o trescientas personas sobre las setenta mil que fueron a la cancha, que es un porcentaje muy bajo, pero el problema no es solo eso, hay instituciones corrompidas, mafias dentro del fútbol y que son quiénes manejan todo, ahí es donde está el problema”. El meta recuerda que  “en 2015 dijimos que fue una persona que lanzó gas pimienta en la cancha de Boca y que era un punto y aparte, pero no lo fue. Día a día, en el fútbol argentino, pasan cosas que no deberían pasar. Nosotros lo tenemos naturalizado pero la sociedad tiene que poner un freno y tenemos que cambiar y exigirle a las instituciones que cambie”. Nico Sarmiento admite que “es una vergüenza, como hincha de River Plate estoy avergonzado. Me pongo en la piel de los jugadores y yo tampoco jugaría. Hay poder, dinero y mafias metido detrás del fútbol y la sociedad argentina tiene que reflexionar porque siempre decimos que tenemos que cambiar y no cambiamos. A lo mejor hace falta que maten a un jugador para ponernos a pensar”.

 

web DSC_0008

Por su parte, Mati Rosa, aficionado de Boca Juniors, asegura que “no es que sea muy fanático del fútbol y de Boca pero da pena y vergüenza por todo lo que se vio en todo el mundo porque era un partido lindo para verlo pero no podemos pensar que Argentina es así, son cien o doscientas personas que generaron eso, también había familias con niños, gente que quería disfrutar del partido de verdad y por esas cien personas se vio esa imagen de Argentina porque el partido estaba en ojos de todo el mundo. Sé que la mayoría de la gente no forma parte de eso. Esperemos que no vuelva a suceder y que se tomen las medidas que se tengan que tomar con esa gente y que se pueda disfrutar de estos partidos”.